¿Quién dijo que las veteranas no son fogosas? La atorranta de mi tía me cogió como si no hubiera visto una pija desde hace tiempo.

10:32 | Categorías: Cerdas
Descripción

La putona de mi tía es una de esas veteranas que te inspiran a garchar, pasó a visitarme y después e tomar algunos mates, la cosa se fue al re carajo cuando noté que la atorranta estaba con ganas de garchar.

La idea de que la mina estaba en celo me surgió cuando vi que se estaba acariciando el pelo mientras hablaba conmigo y muy disimuladamente, se tocaba las tetazas.

Cuando me levanté de la silla y fui hasta donde estaba, la flaca al toque me puso cara de feliz cumpleaños sabiendo lo que se le avecinaba, ahí nomás la tiré sobre el sillón y la puse en cuatro, lista para que le metiera los pijazos más zarpados de su vida, sin parar hasta dejarle a concha veterana toda llena de crema tibia.

Para que no se le olvidase a nadie, puse una GoPro para que me grabara mientras le metía la pija a esta veterana retrola, ahora que es mi puta privada, le hablaré para garchar cada vez que tenga ganas de garchar… ¿Quién lo diría? Una tía así de puta que mataría de envidia a cualquiera.