No fue fácil pero le rompí el orto a esta yegua

6 min | Categorías: Cerdas , Petardas
Descripción

Mi jermu venía negándome sistemáticamente el orto hasta que un buen día por fin la convencí de que una buena mujer hace lo que tiene que hacer por su marido. La atorranta entendió enseguida que si no conseguía que ella me lo diera, habría otra dispuesta. Así que así fue que la muy conchuda por fin me entregó el rosquete después de pedírselo de mil formas. Yo iba a lubricarla bien para que resbalara la pija pero cuando le vi ese agujero todo apretado y ella bien abierta de gambas lista para que me la empomara, le di dos escupidas a la chota y la metí de una por ese culo virgen que necesitaba ser abierto por primera vez. Con cada sacudida que le daba a la yegua, la puta gritaba cada vez más y, cada vez más, se iba dilatando ese ano.