Mi tía me desafió a garcharla duro, su anillo quedó lesionado

35 min | Categorías: Incesto , Maduras
Descripción

La puta de mi tía se separó del dorima porque el flaco la estuvo engañando con una mina del laburo desde hacía un buen tiempo. Desde que se enteró, lo echó a la mierda de la casa y desde ese día que no para de pedir pija a diestra y siniestra. El tema es que la gordis no tiene un gran levante así que tiene ganas acumuladas y una concha que para esta altura está al rojo vivo. Es por eso que yo, como buen sobrino que soy, me dediqué a levantarle el ánimo a la conchuda cogiéndomela como se merece una putona tan atrevida como ella. Tan gauchita es la gorda que de una me entregó ese orto gigante y deseoso de que enterraran una pija de una buena vez.