Mi hija se quedó dormida y a mí me dieron ganas de tocarle un rato la conchita.
⇓ DESCARGAR VIDEO
Mi hija se quedó dormida y a mí me dieron ganas de tocarle un rato la conchita.

La atorranta de mi hija anda saliendo con uno y con el otro. Me llegan comentarios de todos lados sobre lo trola que se ha vuelto esta pendeja insolente. Debe ser por eso que hace tiempo que me vengo calentando cada vez más con ella. En el fondo quiero saber qué es lo que hace la guacha para calentar a medio barrio y que encima no tenga carpa para hacer lo que hace. Es por eso que cuando la vi durmiendo en su habitación me dieron muchas ganas de probar esa conchita dulce que tiene y no me pude aguantar las ganas de colarle un par de dedos bien profundo, cosa de probar qué tan mojada anda la piba por la vida.

Ver comentarios

Comentarios

The comments are closed