Mi empleada limpia tan bien que la premié con una cojida soberbia

11 min | Categorías: Jovencitas , Serviporno
Descripción

La verdad es que cuando la contraté dudé en que se quedara en mi casa por mucho tiempo, pero lo que no sabía de las peruanas era que chupaban la pija como unas reinas de la garchada. Así fue que un día que mi jermu no estaba en la casa porque ya se había ido a laburar, la peruana puta entró en mi cuarto y se me regaló como una yegua en celo. Esa fue la primera vez que me la cogí y ahí descubrí que no sólo plumeraba bien sino que además sabía cómo pararme y ponerme dura la poronga. Esta vez me aseguré de filmar a la zorra mientras me tiraba la goma como la puta que es. Se come tan bien la chota que no tiene ni arcadas a medida que se la pone toda en la jeta.