Me garché bien profundo a la hija de mi empleada doméstica mientras la pendeja no paraba de gritar como una cerdita.

1:08 | Categorías: YOUJIZZ
Descripción

La pendeja putita viene a visitar a la madre a mi casa y se queda durante todo el día en épocas de vacaciones. Hace rato que la atorranta me viene calentando cada vez que la veo así que aproveché el momento en que nos quedamos solos en la casa para llevarla hasta el cuarto de mi hija. Cuando llegamos, la putita estaba tan contenta de que le regalara un peluche, que al toque aceptó que de paso me la empomara bien antes de que volviera la vieja del supermercado chino de la vuelta. Le di tantos sacudones por esa argollita rosada y apretada que me aseguré de dejársela toda abierta y lista para la próxima vez que me la quisiera garchar como la hembrita en celo que es.