Me cogí a la atorranta de mi hermanita

5 min | Categorías: Incesto
Descripción

La putita de mi hermana hizo tanto ruido en la cocina mientras preparaba su desayuno que me levantó antes de que me sonara la alarma del reloj. Creo que esa es una de las peores cosas que pueden pasarme. Debe ser por eso que cuando llegué a la cocina y vi a la zorrita haciendo su desayuno en ropa interior, con una tanga que era un verdadero hilo dental que dejaba al descubierto esas nalgas furiosas que tiene, al toque decidí que era hora de cogerme a la pendeja trola de una buena vez. Me acerqué por atrás y la tiré sobre la mesada, listo para empomármela. Al principio la putita se resistió pero cuando sintió mi verga buena dentro de su concha, se relajó y gozó como correspondía.