Le tenía tantas ganas a esta turra que cuando me la cogí me aseguré de dejarla bien llena de leche.
⇓ DESCARGAR VIDEO
Le tenía tantas ganas a esta turra que cuando me la cogí me aseguré de dejarla bien llena de leche.

Esta pendeja turra es la putita del barrio. Se llama Yamila y ya se pasó a casi todos los pibes por esas gambas que tiene. Por suerte para mí ya me llegó el turno con esta flor de atorranta así que aproveché que estaba regalada una noche en que nos cruzamos en el supermercado del barrio para chamuyármela un rato. Solamente eso bastó para que la puta se fuera conmigo hasta mi casa y ahí nomás me la clavara por el ojete con ella en cuatro sobre la cama. Tan fuerte le pegué los pijazos que en más de una oportunidad la conchuda se quedó sin respiración así que para coronar la cosa le llené de leche ese culito lindo que tiene.

Ver comentarios

Comentarios

The comments are closed