Le puse un horario de regreso del boliche a mi hija y como la muy zorra no lo cumplió, le di una lección que no olvidará.

1:50 | Categorías: Babosas
Descripción

Mi hija es una pendeja adolescente que me desafía todo el tiempo para ver hasta dónde llegar con los límites que le impongo. Me cansé de que no me hiciera caso. Esta vuelta llegó a cualquier hora del boliche cuando yo claramente le había puesto un tope de horario para volver. Es por eso que, ni bien escuché que la zorrita estaba en la casa, esperé a que entrara a su cuarto para ir hasta ahí y trabar la puerta detrás de mí. Me tiré sobre la pendeja insolente de palomita, y ahí nomás le enterré la pija hasta el fondo de la argolla para darle una buena lección que no se va a olvidar más. Mi hija estaba tan en pedo que no sabía si correrme de encima o gemir del placer de tener mi poronga bien adentro suyo.

  • Agata
    como va a hacer eso