Le enseño a comerse a mi pija a la zorra de mi jermu mientras la guacha disfruta siendo una verdadera garganta profunda.

5:02 | Categorías: Teatro Porno
Descripción

Mi jermu me tenía a mal traer con el tema de los petes porque la muy conchuda me decía que mi poronga es tan grande que no le entraba en la boca. Aproveché un día que estaba inspirado con ganas de tener una buena chupara de verga y, cuando la puta se dispuso a lamerme la pija, la tomé bien fuerte por la cabeza para que no pudiera zafarse y le enterré la chota en esa boca de trola calentona que tiene. Mi jermu empezó a tener arcadas pero no paré hasta que la muy atorranta se acostumbró a comerse toda la poronga como corresponde a una buena esposa. Cuando vi que la putona había aprendido, le solté la cabeza y ya solita ella se comió una y otra vez mi pito hasta sacarle toda la leche tibia, lista para llenarse la boca de crema.