Fue tierno y groso garchar con mi mujer embarazada

5 min | Categorías: Cerdas , Poringa
Descripción

Cuando mi jermu quedó embarazada yo creí que iban a ser unos largos nueve meses de sequía. Por suerte para mí estaba más que equivocado y esta flaca no sólo no paró de coger, sino que ahora quiere pija todo el tiempo. Se volvió una viciosa de la poronga y es por eso que, aunque tenga siete meses de embarazo ya, me espera detrás de la puerta de casa cuando vuelvo del laburo todas las tardes, lista para que le entierre la verga por la concha y se la rompa toda, como le gusta a ella. Tan en celo está la atorranta que cada vez que le meto la pija por la argolla, siento cómo se me resbala la chota ahí adentro de lo mojada que tiene la cajeta.