Dos minutos después de conocer a esta guacha, la muy trola ya me entregó el rosquete para que se lo dejara bien roto.
⇓ DESCARGAR VIDEO
Dos minutos después de conocer a esta guacha, la muy trola ya me entregó el rosquete para que se lo dejara bien roto.

Conocí a esta atorranta en un recital de una banda amiga en un bar de Haedo. La guacha estaba con unas amigas, tan trolas como ella, pero ninguna de las otras estaba tan buena como ésta. Por suerte para mí, al parecer la mina estaba más regalada imposible así que al minuto dos de haber empezado a charlar mientras la banda tocaba, nos fuimos hasta su casa, a unas pocas cuadras del local, a darnos un buen polvo para después volver y seguir disfrutando del espectáculo. La conchuda estaba tan entregada que al toque la pude poner en cuatro y con las piernas abiertas de par en par para enterrarle la chota por el culo.

Ver comentarios

Comentarios

The comments are closed