Despecito, despacito, despacito, le rompí el culito a la zorrita de mi sobrina y se lo dejé lleno de leche.

11:15 184 Visitas
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 4,00 de 5)
Cargando…
Descripción

La putita de mi sobrina es una pendeja calienta pijas a la que tengo unas terribles ganas desde hace un tiempo atrás. La piba tiene un culito bien parado y firme que no puedo evitar relojear cada vez que la veo o que me pasa por al lado. Esta vez aproveché que mi hermana y el marido se fueron unos días a la costa para pasar a visitar a mi querida sobrina y de paso sacarme esta leche acumulada que tengo con la turra. Es así que, con mucha paciencia y bien de a poco, la fui convenciendo para que me entregara ese orto maravilloso que tiene y le diera el gusto de llenárselo bien de crema al tío preferido.