A la flaquita de mi novia me la empomé sobre la silla y mientras me pedía que parara.
⇓ DESCARGAR VIDEO
A la flaquita de mi novia me la empomé sobre la silla y mientras me pedía que parara.

A la zorrita de mi novia me la cogí en la casa de los viejos una tarde de sábado, cuando ellos estaban en la cocina tomando unos mates. Me encerré con ella en su habitación y de una es que me la monté sobre la pija para darle el polvo más violento de su vida. La minita no podía creer que me la estuviera empomando, sabiendo que en cualquier momento nos podrían descubrir y ahí sí que se armaba flor de quilombo. Es que estaba tan caliente con muchas ganas de ponerla que eso era lo que menos me importaba. A mí lo que me interesaba era que esa conchita llegara bien hasta el fondo para llenársela de leche y que no se le chorreara.

Ver comentarios

Comentarios

The comments are closed